En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

sábado, 10 de octubre de 2009

LA MÀSCARA-PERE BESSÓ

Exposición de grabado y pintura, Centro Español,
El Salvador, 2009



LA MÀSCARA




Homenatge a Valery Larbaud

1.

Sempre escrivies amb una màscara a la cara
com si encara jugasses amb el vers
al corralet de l´àvia amb l’unt
amb què masqueraves les galtes el pit l’esquena d’altris
o a l’espill de l’ordenador,
encara que ja no hi ha cap Lucy in the sky with diamonds
ni píndola blava èmula de la rosa penedida
després del viatge, ni línia d’ombra a l´horitzó
per a sagnar estèticament en les nits del ballo in masquera
à l’ancienne mode de Venise,
tot el llarg que ets o assegut a la beneïda poltrona
des d’on contemplar el món
semblant a la finestreta màgica
el front deprimit com una vall d’aigües caldes
on practicar l’usura de les flors que ens acomiaden,
semblant un gran mufle de setí blanc,
amagant les lletres que mai no s’enviaren
com a bitllets d’amor,
Assegut a la taula i erigint la testa dispost al sacrifici,
contemplant-me a l’espill, de front i girat, de tres quarts
m’hi veig/el perfil d’infant enjogassat i, potser un xic d’au
de corral que tant m’estime. Sóc el meu lector,
el meu mateix germà, a qui parle
a través d’aquesta màscara ombrívola,
aquesta careta pàl·lida que em permet la deposició,
el cul a l’aire d’un beset llangorós i lent,
al front deprimit i la galta a despit de l’alba,
per a recolzar des de la meua pensa
la flaire d’altra figura solcada.






2
Ni rosa blava ni rosa blanca. Roses de sang
has de collir al cofí
i oblidar el cabàs de vuit anses de collir taronges
mentre és l’hivern i arriba l’epifania
a la mar grisa mai no recomençada,
després de tot.
I deixa’m les despulles de l’engonal fervorós,
el cotó-en-pèl amerat,
les llavoretes del poema,
la deu de les rialles a les mans fresques,
l’aigua dolça exudada de la germana major
-protectora, aixopluc, fadrina, petita vila de la nit-
donassa humil que només sap desinquietar-se
i esperar que li toque el torn de la gallina cega,
el contrapunt segellat de la ben amada.


(de La Pell de saxígraf, 2005)










LA MÁSCARA



Homenaje a Valery Larbaud



1.

Siempre escribías con una máscara en la cara
como si aún jugases con el verso
en el corralito de la abuela el unte
con que tiznabas las mejillas el pecho la espalda de otros
o en el espejo del ordenador,
aunque ya no hay ninguna Lucy in the sky with diamonds
ni píldora azul émula de la rosa arrepentida
después del viaje, ni línea de sombra el horizonte
para sangrar estéticamente en las noches del ballo in masquera
a la antigua moda de Venecia,
todo lo largo que eres o sentado en el sillón bendito
desde donde contemplar el mundo
parecido a la ventanilla mágica
la frente deprimida como un valle de aguas caldas
donde practicar la usura de las flores que nos despiden,
parecido a un gran mufle de satén blanco,
escondiendo las cartas que nunca se enviaron
como billetes de amor,
Sentado en la mesa e irguierndo la cabeza dispuesta al sacrificio,
contemplándome en el espejo, de frente y vuelto, de tres cuartos
me veo
el perfil de niño retozón y, quizás un punto de ave
de corral que tanto valoro. Soy mi lector,
mi propio hermano, a quien hablo
a través de esta máscara sombría,
esta careta pálida que me permite la deposición,
el culo al aire de un besito lánguido y lento,
en la frente deprimida y la mejilla a despecho del alba,
para apoyar desde mi pensamiento
el aroma de otra figura surcada.


2.
Ni rosa azul ni rosa blanca. Rosas de sangre
has de coger en el cofín
y olvidar el capazo de ocho asas de coger naranjas
mientras es el invierno y llega la epifanía
a la mar gris nunca recomenzada,
después de todo.
Y déjame los despojos de la ingle fervorosa,
El algodón en rama empapado,
Las semillitas del poema,
La fuente de las risas en las manos frescas,
el agua dulce exudada de la hermana mayor
-protectora, cobijo, mozuela, pequeña villa de la noche-
humilde mujerona que sólo sabe desinquietarse
y esperar a que le llegue el turno de la gallina ciega,
el contrapunto sellado de la bienamada.

Etiquetas: ,

2 comentarios:

Blogger alejandro aparicio morales ha dicho...

hola caballero
espero èstes muy bien
mucho tiempo tengo de no visitarte ni saber de ti
pero te deseo lo mejor de lo mejor
un abrazo Mèxicano para ti
grandiosa la dedicatoria y los versos de esta vez
sin màs me despido
por cierto espero tu opinion del poema que te envie

adios.

11 de octubre de 2009, 5:37

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Estimado Alejandro; gracias por el abrazo hermano desde México. En cuato al poema, no lo encuentro en mi correo, pero puede haberse extraviado por el ciber o los agujeros megros de mi pantalla, no sé...
Hoy he vuelto a uno de tus blogs y he leído el poema xx, aquél que comienza con "Permite, mujer.." lleno de ardor que ya quisiera para mí.
Me encantará que me lo vuelvas a enviar y te prometo una sorpresa.
Recibe un abrazo parejo al tuyo.
Pere.

12 de octubre de 2009, 21:35

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal