En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

martes, 17 de agosto de 2010

EL CANT DE XANA-PERE BESSÓ

Fotografía André Cruchaga








EL CANT DE XANA








No tornaré a mastegar domèstics plaers
a l’espera del teu retorn
pensant que ja ets definitiva,
com els cercles d’aquell jardí
en la més pura geometria
a Siracusa.
No em sotmetré a les noves figures
del teu cos bàrbar,
per bé que les set boques
de la gorgona em convoquen
al festí dels secrets fondos.
He de ser la teua urna,
el taüt dels llavis
que segellaren els trèmuls
mocadors de l’autumne,
la solemne capseta per a la fulla
que ens anunciava la presència
del bosc i les groselles.
Enllà nasqué el cant
perquè fores escama,
pell, muda o larva,
escorça de papallona
enderrocada.
Des dels anys crescuts del corderet
al ventre, l’ensenya o auguri
del curs de les aigües
als ulls neguitosos que encara
et busquen al no-res de la línia
que tot m’ho tanca.
Ai, senyora del rampell càndid,
amb l’esguard a l’horitzó
dic tots els teus noms, Xana,
i, en va, endolcisc el rostre
amb la penombra de cada record teu:
l’eco encés de la pluja, el foc
dels ocells, la túnica en vol,
el suau esclat dels dits de l’aire
per negar-me o posseir-te,
tan bon punt la remor dels llavis
cloqueja en la llenya dels noms inútils,
en la nit obscura de totes les voreres
del meu cos escindit
que, en convocar-te, esparracada,
convida la mort.


(de Només per a dones, 2008/2009)








EL CANTO DE XANA








No volveré a masticar domésticos placeres
a la espera de tu regreso
pensando que ya eres definitiva,
como los círculos de aquel jardín
en la más pura geometría
en Siracusa.
No me someteré a las nuevas figuras
de tu cuerpo bárbaro,
aunque las siete bocas
de la gorgona me convoquen
al festín de los secretos hondos.
He de ser tu urna,
el ataúd de los labios
que sellaron los trémulos
pañuelos del otoño,
la solemne cajita para la hoja
que nos anunciaba la presencia
del bosque y las grosellas.
Allá nació el canto
para que fueras escama,
piel, muda o larva,
corteza de mariposa
asolada.
Desde los años crecidos del corderito
en el vientre, la enseña o augurio
del curso de las aguas
en los ojos sin sosiego que todavía
te buscan en la nada de la línea
que todo me lo cierra.
Ay, señora del antojo cándido,
con la mirada en el horizonte
digo todos tus nombres, Xana,
y, en vano, endulzo el rostro
con la penumbra de cada recuerdo tuyo:
el eco encendido de la lluvia, el fuego
de los pájaros, la túnica en vuelo,
el suave chasquido de los dedos del aire
para negarme o poseerte,
en cuanto el rumor de los labios
cloquea en la leña de los nombres inútiles,
en la noche oscura de todas las orillas
de mi cuerpo escindido
que, al convocarte, desarrapada,
convida a la muerte.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal