En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

martes, 26 de enero de 2010

ELS TESTICLES DE TEOFRAST-PERE BESSÓ


ILUSTRACIÓN TOMADA DE LA RED








ELS TESTICLES DE TEOFRAST






¿No será, cada lumbre, un cáliz que recoge
El color de las almas que pasan en su viaje?
Juana de Ibarbourou






Al capdavall Ella es dóna
com l’orquídia blanca
damunt de la túnica novella amb gotes
de tintura de múrexs per al viatge,
com l’orquídia negra
en el malson de la cambra fosca,
però mai com la rosa bipolar
-zenit i nadir de les llums i de les ombres-
que s’encara als colors de l’arc de Sant Martí
en tot el seu esplendor,
tot abastant càlidament l’horitzó dels seus braços
amb el negligé enyorat,
el vel del lladre del foc,
un altre gentil pols del capvespre
en aquest jardí clos,
sa i estalvi del pensament que s’hi encimbella.
Ella es dóna al capvespre,
Ella es dóna a l’alba:
papallona de la llum per a la mímesi del nèctar
i els olis de l’òliba en llànties de la saviesa;
flor del diable per a la llenceria del desig i l’abella assassina,
el gripau i les mosques.
Ella sempre és dóna entre dues llums:
mocador de l’hora foscant,
xal a l’aurora,
orquídia mil·lenària per a l’ombra del roure
i la llum del sàndal.
Ella és dona, al capdavall,
en el llenç de l’orquídia que il·lumina,
en l’espelma de l’orquídia que es fa fosca.









LOS TESTÍCULOS DE TEOFRASTO






¿No será, cada lumbre, un cáliz que recoge
El color de las almas que pasan en su viaje?
Juana de Ibarbourou







Al cabo Ella se da
como la orquídea blanca
sobre la túnica nueva con gotas
de tintura de múrices para el viaje,
como la orquídea negra
en la pesadilla del cuarto obscuro,
pero nunca como la rosa bipolar
-cénit y nadir de las luces y de las sombras-
que se encara a los colores del arco iris
en todo su esplendor,
alcanzando cálidamente el horizonte de sus brazos
con el negligé añorado,
el velo del ladrón del fuego,
otro gentil pulso del ocaso
en este jardín cerrado,
sano y salvo del pensamiento que allí se encumbra.
Ella se da en el crepúsculo,
Ella se da al alba:
mariposa de la luz para la mímesis del néctar
y los aceites de la lechuza en lámparas de la sabiduría;
flor del diablo para la lencería del deseo
y la abeja asesina,
el sapo y las moscas.
Ella siempre se da entre dos luces:
pañuelo del anochecer,
chal a la aurora,
orquídea milenaria para la sombra del roble
y la luz del sándalo.
Ella se da, al fin,
en el lienzo de la orquídea que ilumina,
en la vela de la orquídea que oscurece.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal