En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

miércoles, 16 de diciembre de 2009

SHEKINAH-PERE BESSÓ

Autor de la fotografía: Maximo Manzanares Gonzalez









SHEKINAH







La Voluntat es comunica a totes les coses i
s’introdueix en totes elles i res no pot ser-hi
sense ella, car per la Voluntat tota cosa és i
resta.
Ibn Gabirol







No sent cap excitació
davant de la beina i la polpa de la càssia,
les espurnes de l’amant de la germana,
dits amb la untuositat de l’olivella
de la donzella en el pastís de carn del reu
de justícia en el seu darrer sopar.
Res no em crida, doncs, a la impuresa
del pensament que s’estira
al límit del ventre com coll de voltor.
Menys encara l’enuig, divididit
com el vaixell que solca la llum ombrívola
enmig de les aigües de la voluntat dormida
i les boles de rovell del desig
que llisca d’allò Sublim de l’ala a l’empremta
del Terrible al fang.
Sent que Ella ha disposat la mel davall de la seua llengua
als auspicis cantelluts de la vulva
que ha de trencar en primeres pluges el crit
en el tímid besllum de la redona alba naixent
entre els barrots de l’ànima.
Només una lleu nostàlgia a les galtes,
una petita descaradura de llums vermelles
a compte de la càrrega de garbons que el diable
arrecerà a l’ alcavó del cor,
lluny de les espigues de sègol i del pa mossegat
en les altes sumitats del dolç somni,
lluny de la temptació de pedra que navega fins a l’ossera,
el pervers succedani de la tòfona
d’hivern per a l’àngel negre amb musell de bacona.
Potser una delicadíssima tristesa peremptòria
a l’aguait de qui intueix alguna mena de revelació darrera,
fora de la realitat pregona dels cos que arrela
a la roureda de l’ànima,
fora de joc.








SHEKINAH





La Voluntad se comunica a todas las cosas y se
introduce en todas ellas y ninguna puede
estar sin ella, porque por la Voluntad toda
cosa existe y se mantiene.
Ibn Gabirol





No siento excitación alguna
ante la vaina y la pulpa de la casia,
las centellas del amante de la hermana,
dedos con la untuosidad de la alheña
de la doncella en el pastel de carne del reo
de justicia en su última cena.
Nada me llama, pues, a la impureza
del pensamiento que se estira
en el límite del vientre como cuello de buitre.
Menos aún el enfado, dividido
como el bajel que surca la luz umbría
entre las aguas de la voluntad dormida
y las bolas de herrumbre del deseo
que resbala de lo Sublime del ala a la huella
de lo Terrible en el fango.
Siento que Ella ha dispuesto la miel bajo su lengua
en los auspicios esquinados de la vulva
que ha de romper en primeras lluvias el grito
en el tímido destello de la redonda alba naciente
entre los barrotes del alma.
Sólo una leve nostalgia en las mejillas,
un pequeño descaro de lumbres bermejas
a cuenta de la carga de gavillas que el diablo
arrinconó en el alcabor del corazón,
lejos de las espigas de centeno y del pan mordisqueado
en las altas cumbres del dulce sueño,
lejos de la tentación de piedra que navega hasta el osario,
el perverso sucedáneo de la trufa de invierno
para el ángel negro con hocico de cerda.
Puede que una delicadísima tristeza perentoria
a la espera de quien intuye alguna clase de revelación última,
fuera de la realidad profunda del cuerpo
que echa raíz en el robledal del ama,
fuera de juego.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal