En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

miércoles, 15 de julio de 2009

LECTURA DE SAFO A LA VORA DE L’ALBUFERA-PERE BESSÓ

Albufera (Port de Catarroja), foto de Paco Mompó




LECTURA DE SAFO A LA VORA DE L’ALBUFERA



Oh Gongyla,
torna ja…
Sappho

“Som el que aconseguim fer de nosaltres mateixos”,
Audubon declarà a la seua esposa durant el festeig.
Anne Carson

Era quan el sol ponent calava el safrà del seu foc, i les corregudes d’Apol·lo descenien dels turons badallats pels jacints al dret de passa dels pastors, que ens trobàvem al pont de marbre, Gongyla, daurada donzella, com l’alé de matinada o la brisa del mar, fresca la teua bellesa andrògina del septentrió em colpí. Esfereïda per la visió, rauxes mig divines fluien per les venes i sina, convulsa al cimal del desig. Ben aviat la joganera llum del sol de les terres eòliques fondria totes les futils neus del teu cor, fins que la flor porpra fou trepitjada en terra.

Escopides les goles de llautó de la banda de música, les marxes nupcials es buiden a la boca de l’estómac, pesadament premudes als tirabuixons de la forjada verja de ferro, ai la casta i sòlida magnòlia. Hi ha una capa de coure rovellat davall de les voreres de tota cosa, ací en aquesta llum violeta contra la blanquinosa pintura espellofada dels cairols de l’entrada, la rosa del bloc de cendres, la sola fresca punxa de fonoll pudent en la palma de la mà. I et bresse l’adéu, mentre que la remor de l’aiguamoll refusa la teua llunyana reflexió. Quan te’n vas davall d’aquella neu d’arròs arruixat, el teu vel és la més delicada xarxa de pescar. Gongyla, en braços d’un home de tir i arrossegament, les promeses del qual espesseïxen l’alè que penja enllà com un mig somriure a hora foscant, la suor als plecs de la teua túnica. Adéu, rosa meua. Heus ací el fals epigrama que escric per a les teues noces, mentre les barraques i l’oratge udolen: quan els salzes escanyen les canonades d’aigua, un bes de farina de blat esguita les teues celles. Ara eixugue les ales d’un ocell de pedra, ara les taules de rentar enyoren un batec. Amb aquesta cançó estic sorollosament perdut com cordes de tripa de carner en la coixinera de la teua lira.



LECTURA DE SAFO A ORILLAS DE LA ALBUFERA


Oh Gongyla,
Vuelve ya…
Sappho

“Somos lo que logramos hacer de nosotros mismos”,
declaró Audubon a su esposa durante el noviazgo.
Anne Carson

Era cuando el sol poniente calaba el azafrán de su fuego, y las correrías de Apolo descendían de las colinas agrietadas por los jacintos al derecho de paso de los pastores, que nos encontrábamos en el puente de mármol, Gongyla, dorada doncella, como el aliento de madrugada o la brisa del mar, fresca tu belleza andrógina del septentrión me chocó. Aterrada por la visión, arrebatos medio divinos fluían por las venas y seno, convulsa en la cumbre del deseo. Bien pronto la juguetona luz del sol de las tierras eólicas fundiría todas las fútiles nieves de tu corazón, hasta que la flor púrpura fue pisoteada en tierra.

Escupidas las golas de latón de la banda de música, las marchas nupciales se vacían en la boca del estómago, pesadamente exprimidas en los tirabuzones de la forjada verja de hierro, ay la casta y sólida magnolia. Hay una capa de cobre oxidado bajo los bordillos de toda cosa, aquí en esta luz violeta contra la blancuzca pintura despellejada de las rocas de la entrada, la rosa del amasijo de cenizas, la sola fresca pincha de hinojo maloliente en la palma de la mano. Y te mezo el adiós, mientras que el rumor del marjal rehusa tu lejana reflexión. Cuando te vas debajo de aquella nieve de arroz oxeado, tu velo es la más delicada red de pescar. Gongyla, en brazos de un hombre de tiro y arrastre, cuyas promesas espesan el aliento que pende allí como una media sonrisa al atardecer, el sudor en los pliegues de tu túnica. Adiós, rosa mía. He aquí el falso epigrama que escribo para tus bodas, mientras las barracas y el viento aullan: cuando los sauces estrangulan las tuberías de aigua, un beso de harina de trigo salpica tus cejas. Ahora seco las alas de un pájaro de piedra, ahora las tablas de rentar añoran un latido. Con esta canción estoy ruidosamente perdido como cuerdas de tripa de carnero en el zurrón de tu lira.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal