En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

miércoles, 15 de julio de 2009

Horitzó quan no hi ha remei-PERE BESSÓ

Salvador Dalí, España




Horitzó quan no hi ha remei



Per a l'André Cruchaga,
amb una represa del jove Rimbaud


I
El carro d’espurnes de plata cap al cel en ales de gavines amb les veus esquinçades, -fumades- de les darreres velles nimfes de les parades del port udolant vestigis de la carn xopada com monedes falses de la lluna i anells de cobretonells, les proes d'acer i de blaus bategant el lleixiu de l’escuma, la proesa humil que solleven els ceps arrancats del cor, les romegueres que roncegen el tapís de les algues. Els fardells de fonolls de la landa i la rutina immensa de l’onada d’arrels s’enfila com còdol que es rebota a l’espill del record, petits cercles esgroguits cap a l'est, cap a les ombres amuntegades fetilleres de la forest, fent la sendera de les lluernes de mar cap a les botes, els baguls del malecó, el vertigen del qual topa contra les aspes sagnants dels esculls de llum.


II

L’esternut
acomparat, si vols, al formidable badall de la terra
en plena mar,
(joc de dames al ball d’Ausiàs March);
Engalip de gavina per a la meua llosa de cementerí marí;
Un argument, a gosades, a despit de la insídia;
El viatge:
un dit queferós dessagnant-se en un embolic de fermalls
regirats en l’esmolada dels solcs oberts,
com un coltell neguitós al degotall de les tires de les aigües del desamor
al floc de cosset,
al tiró de bragueta
desempallegant-se del sobtat mos de bec,
la llepada inconclusa de l’albatros en la carena dels queviures més íntims,
fruita instintiva que perdé el nom en l’instant just de fervent pelada,
el suc de la qual s’escola pel meu mentó riu avall.
L’encant del dofí dels malsons
al meu nou braçalet oblidat a la punta del coixí,
quan muda la veu de paper d’estrassa en la séquia de la mar apostrofada,
la primera despulla a l’horitzó nu sense penediment ni remors,
car res no és més real ni inexorable
que la closca de la línia de fuita.




Horizonte cuando no hay remedio

Homenaje a André Cruchaga,
con una retoma del joven Rimbaud

I
El carro de chispas de plata hacia el cielo en alas de gaviotas con las voces rasgadas, ahumadas de las últimas ninfas viejas de las paradas del puerto aullando vestigios de la carne remojada como monedas falsas de la luna y anillos de cubretoneles, las proas de acero y de azules palpitando la lejía de la espuma, la proeza humilde que sublevan las cepas arrancadas del corazón, las zarzas que merodean el tapiz de las algas. Los hatos de hinojos de la landa y la rutina inmensa de la oleada de raíces se enfila como guijarro que se rebota en el espejo del recuerdo, pequeños círculos amarillentos hacia el este, hacia las sombras amontonadas hechiceras de la foresta, haciendo el sendero de las luciérnagas de mar hacia las barricas, los baúles del malecón, cuyo vértigo topa contra las aspas sangrantes de los arrecifes de luz.

II

El estornudo
comparado, si quieres, al formidable bostezo de la tierra
en plena mar,
(juego de damas en el baile de Ausiàs March);
Engatusamiento de gaviota para mi losa de cementerio marino;
Un argumento, cierto, a despecho de la insidia.
El viaje:
un dedo atareado desangrándose en un enredo de cierres
revueltos en la afiladura de los surcos abiertos,
como un cuchillo desazonado al goteo de las tiras de las aguas del desamor
en el cordón de corpiño,
en el tirón de bragueta
desembarazándose del repentino picotazo,
el lengüetazo inconcluso del albatros en la quilla de los víveres más íntimos,
fruta instintiva que perdió el nombre en el instante justo de ferviente peladura,
cuyo jugo corre por mi mentón río abajo.
El encanto del delfín de las pesadillas,
mi nuevo brazalete olvidado en la punta de la almohada,
cuando muda la voz de papel de estraza en la acequia de la mar apostrofada,
el primer despojo en el horizonte desnudo sin arrepentimiento ni rumores,
pues nada es más real ni inexorable
que el caparazón de la línea de huida.


Etiquetas: ,

2 comentarios:

Blogger diana poblet ha dicho...

Muy bello Pere. Tiene personalidad, estilo,no le falta nada.
Sólo mi beso,
d.

16 de julio de 2009, 1:39

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Gracias, Di. Quizás sí falta el licor destilado de la corteza de esos abedules tan tuyos (y ya tan míos)
Pere

16 de julio de 2009, 2:39

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal