En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

martes, 3 de noviembre de 2009

LÍNIA BLAVA AL VOLTANT DE LA ROSA-PERE BESSÓ

La rosa fora del pitxer que sustenta la raó
de l’ésser simbòlic al món, ...

Ilustración.”Decoesfera”







LÍNIA BLAVA AL VOLTANT DE LA ROSA



La mer est une lointaine
Ligne bleue
Frangé de blanc
Qui gronde
Suzanne Pomès-Antich


La rosa fora del pitxer que sustenta la raó de l’ésser simbòlic al món, l’esclat dels pètals de llavis somorts que es barallen amb el blanc de l’alba que mai no serà a l’abast de la mà per a acaronar les galtes del desencís en la foscor. Una rosa confusa -com escriví l’Alice Fulton- que s’esmuny en temps de tardor cap a novembre, quan la fredor encara no acaba d’arribar-hi, perquè el fred s’alça contra les pedres caldes davall dels meus peus, les mateixes pedres que un dia calfaren els meus llençols tacats per la sang de la rosa dels quatre vents al mercat del desig que acabà al corral de les gallines, al ponedor dels planys covats llargtemps, la rosa del vaixell verd dels joncs a la riba del pontó de la primera embranzida del joc que sotraga l’engonal de l’amor, perquè el capoll del matí ja sacsa a la mà. La rosa que ara assaona tota voluntat de llum al badat dels sentits. La doble floració del cor i de l’ànima, la bestiola bicèfala amb els pètals del seny i la follia, rosa de cançó de bressol que anima la llum i el fosc de les constel·lacions caient en un temps de fals penediment, quan la nit troba el seu acomodament en les relliscades del bosc i la molsa d’una mar mai recomençada en la pell de vellut que remuga el cos, quan la rosa ofereix un nom a tota cosa que apar en nom de l’amor, zenit i nadir de la pedra de llum que com un petit sol íntim recalfa el seu centre que crema la utopia, la estrella caiguda, l’ala de l’àngel caigut, la cirereta caiguda fora de la llar de la rosa magna, la rosa entre el resplendor de la paraula que sana i el carbó en la senda que l’ombra de l’amant expoliat mai no trepitjarà. La rosa a mig camí de l’abandó. La muda. La rosa sencera que mai no serà, perquè crema calda, lenta, però sense nom possible per al poema, perquè crema al gerro del cos innominat, indesxifrable davall la llanda d’aquesta llengua que dringa en la boca de la rosa del foc alié, com rosa de passió adúltera, presta a ser despullada, com si buscara les llindes del túixec per arrelar al cos absent que la delera o s’ofegara en la línia blava de la llunyania que gruny guarnida de blanc.




LÍNEA AZUL ALREDEDOR DE LA ROSA



La mer est une lointaine
Ligne bleue
Frangé de blanc
Qui gronde
Suzanne Pomès-Antich


La rosa fuera del jarrón que sustenta la razón del ser simbólico en el mundo, el destello de los pétalos de labios mortecinos que se pelean con el blanco del alba que nunca estará al alcance de la mano para acariciar las mejillas del desencanto en la obscuridad. Una rosa confusa -como escribió Alice Fulton- que se desliza en tiempo de otoño hacia noviembre, cuando el frío todavía no acaba de llegar, porque el frío se alza contra las piedras caldas bajo mis pies, las mismas piedras que un día calentaron mis sábanas manchadas por la sangre de la rosa de los cuatro vientos en el mercado del deseo que acabó en el corral de las gallinas, en el ponedor de los llantos empollados durante largo tiempo, la rosa del barco verde de los juncos en la orilla del pontón del primer arranque del juego que traquetea la ingle del amor, porque el capullo de la mañana ya sacude en la mano. La rosa que ahora sazona toda voluntad de luz en la rajadura de los sentidos. La doble floración del corazón y del alma, la bestezuela bicéfala con los pétalos del asiento y la locura, rosa de canción de cuna que anima la luz y lo obscuro de las constelaciones cayendo en un tiempo de falso arrepentimiento, cuando la noche encuentra su acomodo en los deslices del bosque y el musgo de una mar nunca recomenzada en la piel de velludo que rezonga el cuerpo, cuando la rosa ofrece un nombre a toda cosa que aparece en nombre del amor, cénit i nadir de la piedra de luz que como un pequeño sol íntimo recalienta su centro que quema la utopía, la estrella caída, el ala del ángel caído, la cerecita caída fuera del hogar de la rosa magna, la rosa entre el resplandor de la palabra que sana y el carbón en la senda que la sombra del amante expoliado nunca pisará. La rosa a medio camino del abandono. La muda. La rosa entera que nunca será, porque quema calda, lenta, pero sin nombre posible para el poema, porque quema en el jarro del cuerpo innominado, indescifrable bajo la hojalata de esta lengua que tintinea en la boca de la rosa del fuego ajeno, como rosa de pasión adúltera, presta a ser desnudada, como si buscara los umbrales del tósigo para arraigar en el cuerpo ausente que la anhela o se ahogase en la línea azul de la lejanía que gruñe guarnecida de blanco.

Etiquetas: ,

2 comentarios:

Blogger Ana Muela Sopeña ha dicho...

Una cascada de rosas para reinventar el mundo de la creación y del amor. Rosas de todos los colores y de todas las fragancias. Todas inmarcesibles porque la poesía nunca se marchita y consigue mantener al poema y al poeta en un estado de eterna juventud.

Precioso, Pere.

La belleza de tu poema eleva el espíritu.

Enhorabuena
Un abraçada
Ana

3 de noviembre de 2009, 15:22

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Anna:
L'important, c'est la rose.
Sempre hi haurà la rosa
per a elevar l'esperit (i el conreu veritable dels cossos).
Pere

3 de noviembre de 2009, 16:51

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal