En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

sábado, 17 de septiembre de 2011

L'EXHIBICIONISTA

Imatge presa de la xarxa




L'EXHIBICIONISTA



En aquells temps una garsa blanca, bona però una miqueta manifassera, arribà a una illa i, abans de posar-hi nom, amagà les vergonyes amb una dàlia pom pom.


(de El gran cafetar, 17 setembre 2011)




LA EXHIBICIONISTA



En aquellos tiempos una garza blanca, buena pero un poquito mangoneadora, llegó a una isla y, antes de darle nombre, ocultó las vergüenzas con una dalia pompón.

Etiquetas:

8 comentarios:

Blogger Maritza ha dicho...

Una garza mangoneadora... ;)

Las garzas son unas aves muy especiales. Ésta de mi "perfil" la pinté después de que me diera el espectáculo de apreciarla, parada en un árbol, al otro lado del muro de mi casa...
Una historia sin importancia (la mía),Pere.

Pero hermosas tus palabras y la imagen que me cautiva.

Abrazos miles.

17 de septiembre de 2011, 16:43

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Gracias, Maritza, no sólo a ti o a mí. Hay un poema precioso de final de la Edad Media, la Balada de la garsa i l'esmerla" (Balada de la Garza y el Mirlo, que puedes encontrar en la red, tanto en catalán como en castellano, que merece la pena que leas...
De un simbolismo y erótica atronadores...
Un beso, Maritza,
(y tu garza es una delicia de pictograma, je)
Pere

17 de septiembre de 2011, 16:50

 
Blogger Ana Muela Sopeña ha dicho...

Pere:
Un poema muy curioso porque sorprende el final.

Leeré el poema que indicas, Pere.

Un beso grande
Ana

18 de septiembre de 2011, 3:02

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Harás bien en leer esa joyita de la literatura medieval catalana.
Y sí, Ana, pero es lo que hay: pompones.
Y pantallas.
Pere

18 de septiembre de 2011, 22:22

 
Blogger Leticia ha dicho...

Una garza, siempre en equilibrio sobre sus delgadas patas que sostienen su voluminoso cuerpo, una estética de plumas que para los chinos y japoneses representa la longevidad, el valor y la lealtad pues cuida en las casas los corrales como los gansos o patos, en fin los Samurais las han dejado impresas en sus espadas. Una maravilla la literatura que recoge del granero del mundo los motivos para alimentar su existencia.
Ya leí el poema y otros muy bellos de poetas valencianos. Beso Pere

19 de septiembre de 2011, 2:08

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Pues entonces, amiga Leticia, te aconsejo Ausiàs March (s.XV) y Vicent Andrés Estellés (s.XX)...
luego hablamos
Un beso
Pere

19 de septiembre de 2011, 3:17

 
Blogger Mercedes Ridocci ha dicho...

"Ocultó las vergüenzas con una dalia de pompón"
Opino como Ana, esas palabras finales dan la fuerza última al texto. Son "la guinda del pastel"

Un abrazo

Mercedes

19 de septiembre de 2011, 9:27

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Sí, Mercedes, es un tanto de (aparente) ruptura de sistema. Pero es verdad que hay especies florales campaneras y otras pomponeras. Justamente como seres humanos ofrece la llamada biodiversidad...
Y para nada quise ser críptico cuando hay incluso un punto de conmiseración de parte.

De isla.

Un mimo con mi agradecimiento por tu presencia.

Pere Bessó.

19 de septiembre de 2011, 12:16

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal