En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

martes, 22 de noviembre de 2011

LECTURA DE YUSUF ALPER

Imatge presa de la xarxa




LECTURA DE YUSUF ALPER




Every little bird above the haze,
And fish beneath the waves,
Knows about you
Yusuf Islam



I

Al bell mig de la guerra, una altra vida invisible: ningú no veu el soldat taponant la sang de les seues oïdes com veuria l’infant confiat a les ones o el cérvol ferit jugant amb una lluna de neu.



II

L’arrel del dolor a la brotxa d’emblanquinar la Història. Com la pedra colpint la muntanya, el somni, l’horitzó. La sang entumida del clavell roig als sargits dels llavis del desig.



III

L’arbre enrunat al marge de la sendera encara guarda els escarufs dels ocellets al niu de la branca més atapeïda. Com un dolor pregon de cames creuades.



IV

En plena mar, una cigonya, el pati d’una mesquita, els solcs del miratge…



V

No hi hagué remor en el procés de formació del dolor, només el bing bang del silenci. Una equació antiga resolgué la nit de l’Univers. Des de llavors, inexcusablement, cada trenc d’alba em colora el teixit eclosionat de l’absència.



VI

De res no val el feixuc refilet de l’estornell al regne dels cossos freds.



VII

Escup la contrasenya de l’esbufec al calder del teu plany fumant.

(De Aigües turques, 2010)





LECTURA DE YUSUF ALPER





Every little bird above the haze,
And fish beneath the waves,
Knows about you
Yusuf Islam




I

En medio de la guerra, otra vida invisible: nadie ve al soldado taponando la sangre de sus oídos como vería al niño confiado a las olas o al ciervo herido jugando con una luna de nieve.



II

La raíz del dolor en la brocha de enjalbegar la Historia. Como la piedra golpeando a la montaña, al sueño, al horizonte. La sangre entumecida del clavel rojo en los costurones de los labios del deseo.



III

El árbol caído a la orilla de la senda aún guarda los aspavientos de los pajarillos en el nido de la rama más tupida. Como un profundo dolor de piernas cruzadas.



IV

En alta mar, una cigüeña, el patio de una mezquita, las estelas del espejismo…



V

No hubo rumor en el proceso de formación del dolor, sólo el bing bang del silencio. Una ecuación antigua resolvió la noche del Universo. Desde entonces, inexcusablemente, cada amanecer me colorea el tejido eclosionado de la ausencia.



VI

De nada vale el torpe trino del estornino en el reino de los cuerpos fríos.



VII

Escupo la contraseña del resuello en el caldero de tu queja humeante.

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger Elizabeth ha dicho...

me gusto mucho.

un beso

22 de noviembre de 2011, 4:34

 
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Gracias, Elizabeth.
Me alegra verte de nuevo por acá.
Un beso,
Pere

22 de noviembre de 2011, 11:16

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal