En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

jueves, 18 de junio de 2009

DÍPTIC DEL VIVENT-PERE BESSÓ

Joan Miró, España




DÍPTIC DEL VIVENT



I La vida em diu que tan suau em deixa
perquè ho fa al so de la cançó que dic
Josep Carner


Un empreny,
una endimoniada mantellina
a l’arcó de la cambra,
les estovalles d’hule tacades d’escabetx.
Una tancada d’aixeta amb retall de baieta
aquesta vida
que no mulla ni fa gota,
però du tota mena de llavors
embolcallades
que assenyalen la diferència d’humitat i sequera
a gran escala:
la meua ombra i jo,
l’altra cara de la lluna del fluid rosa,
el vi vessat a la soca de l’arbre de la follia.
L’ésser menut
engolit
com una oreneta en la boira
per l’os de barra de balena en miniatura,
treballat amb navaixa
a la manera dels pescadors de les Açores.



II

que traen yerbas secretas
sus sabores
Jorge Manrique



El meu gat Zenó coneix
les herbes secretes del poeta,
les inadvertides regles del bon rotllet
que menyspree:
No importa massa la cura dels desvalguts.
La meua cursa només mig acaba amb èxit
després de l’interminable empat de les restes,
el calat acostament del poema a la cinta d’arribada,
a despit dels enrogits afanys i minves
de l’entrenador.




DÍPTICO DEL VIVIENTE


I La vida em diu que tan suau em deixa
perquè ho fa al so de la cançó que dic
Josep Carner


Un fastidio,
una endemoniada mantellina
en el arcón de la cámara,
el mantel de hule manchado de escabeche.
Un cierre de grifo con retal de bayeta
esta vida
que no moja ni da gota,
pero lleva toda clase de semillas
envueltas
que señalan la diferencia de humedad y sequía
a gran escala:
mi sombra y yo,
la otra cara de la luna del fluido rosa,
el vi derramado en el tronco del árbol de la locura.
El ser menudo
engullido
como una golondrina en la niebla
por un hueso de mandíbula de ballena en miniatura
trabajado a navaja,
a la manera de los pescadores de las Azores.




II

que traen yerbas secretas
sus sabores
Jorge Manrique


Mi gato Zenón conoce
las hierbas secretas del poeta,
las inadvertidas reglas del buen rollito
que desprecio:
No importa demasiado la atención de los desvalidos.
Mi carrera sólo medio acaba con éxito,
después del interminable empate de los restos,
el calado acercamiento del poema a la cinta de llegada,
a despecho de los enrojecidos afanes
y menguas del entrenador.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal