En este blog podrá leer poemas del poeta valenciano Pere Bessó en catalán y Español/Castellano. También puede leer su vasta obra en su sitio web: http://perebesso.com

miércoles, 24 de junio de 2009

QUAI AUX FLEURS-PERE BESSÓ

Viejo Puerto de Marsella, foto de Istarmar




QUAI AUX FLEURS

Només voldria continuar untant mantega
i melmelada en la llesca de pa amb el coltell escantellat
i llepar l'escuma de la tassa de café negre,
mentre que mandrosament escolte Antique de Rimbaud,



Graciós fill de Pan! Entorn de la teua front coronada de floretes i de baies
els teus ulls, boles precioses, belluguen. Tacades de fargues brunes, les
teues galtes s’afonen. Els teus ullals llueixen. El teu pit s’assembla a una
cítara, dringadisses circulen als teus braços rossos. El teu cor batega dins
d’aquest ventre on dorm el doble sexe. Passeja’t a la nit, movent
suaument aquesta cuixa, aquesta segona cuixa i aquesta cama esquerra.

Però és temps de realitat
i de collita.
També els ocells cantaires tenen nivells
d’argent viu a la sang,
i pols de fulles de plantes de vells herbolaris.
En algun lloc,
en el seu resplendor d’enfiladissa contra el mur,
un novell dorment de la vall s’ajupeix
amb castells d’arena als seus cabells,
goteja els sucs agres del seu cos.
Pertot arreu la joia de natura,
com un forat amb els prims verdors inexperts,
però la nit hi empeny els fums contra el canó
de la seua vella espingarda.
Potser també ell tindrà una navalla
per a la trinitat de clucs d’ulls de la paradora de flors
que ni tan sols coneix,
esperonarà el ventre a terra,
i sentirà com l’estranyesa li batega la sang a traïment,
(com la tènia del desencert que trau
el cap de bus pel forigol),
quan al capdavall acostarà l’espiera a l’ull just.



QUAI AUX FLEURS


Sólo querría seguir untando manteca
y mermelada en la rebanada con el cuchillo despuntado
y lamer la espuma de la taza de café negro,
mientras perezosamente escucho Antique de Rimbaud,

¡Gracioso hijo de Pan! En torno a tu frente coronada de florecillas y de
bayas tus ojos, bolas preciosas, se mueven. Manchadas de hollejos
brunos, tus mejillas se hunden. Tus colmillos lucen. Tu pecho se parece a
una cítara, tintineos circulan en tus brazos blondos. Tu corazón late en
este vientre donde duerme el doble sexo. Paséate en la noche, moviendo
suavemente este muslo, este segundo muslo y esta pierna izquierda.

Pero es tiempo de realidad
y de cosecha.
También las aves canoras tienen niveles
de azogue en la sangre,
y polvo de hojas de plantas de viejos herbolarios.
En algún lugar,
en su resplandor de trepadora contra el muro,
un nuevo durmiente del valle se agacha
con castillos de arena en su cabello,
gotea los jugos agrios de su cuerpo.
Por doquier el júbilo de natura,
como un agujero con los primeros verdores inexpertos,
pero allí la noche empuja los humos contra el cañón
de su vieja espingarda.
Puede que él también tenga una navaja
para la trinidad de guiños de la paradora de flores
que ni siquiera conoce,
aguijonee el vientre a tierra,
y sienta cómo la extrañeza le bate la sangre
(como la tenia del desatino que saca
la cabeza de buzo por el ojete),
cuando por fin acerque la mirilla al ojo justo.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal